Grecia N32 - 112 y la Granja

Edificio Wynne, ofic. 302

Quito - Ecuador


(593) 2274187

2 2257089



Nuestros Blog de Noticias



La ganadería, ante el reto de pesar en la economía

Un 68 % del suelo agrícola es para la ganadería, sin aportar significativamente a la economía.

Un estudio de la Espae-Espol dice que los clientes están dispuestos a pagar más por una carne de calidad

La ganadería en Ecuador es una actividad que, a pesar de ocupar 68 % del suelo agrícola, no contribuye de manera significativa a la economía del país (representa solo 11 % del PIB agrícola), lo que en parte refleja bajos índices de eficiencia y competitividad productiva. No obstante, el Gobierno ecuatoriano ha manifestado expectativas de exportación de cárnicos, a partir de la declaración de la Organización Internacional de Sanidad Animal (OIE) en 2015, de Ecuador como país libre de fiebre aftosa con vacunación. El Gobierno ha implementado programas de mejoramiento genético, mejoramiento de pasturas y de los procesos de faenado en mataderos municipales; sin embargo, todavía hay un largo camino por recorrer para que la producción de carne de res ecuatoriana sea de calidad exportable.

Es lo que advierten en un estudio la profesora de Espae-Espol de María José Castillo y el profesor del Departamento de Economía Agrícola y Aplicada, de Texas Tech University, Lubbock, TX, Carlos Enrique Carpio.

Los expertos analizaron el mercado de carne de res y elaboraron un informe publicado por Espae-Espol, titulado La demanda de carne de res en Ecuador: ¿podrían los consumidores estimular mejoras en la calidad de la carne?

El documento señala que a nivel doméstico, el consumo de carne de res en Ecuador es bajo (10 kg/persona/año) comparado con otros países productores de carne de res en el continente. Por ejemplo, el consumo en Brasil, Argentina y Estados Unidos es de 36, 63 y 26 kg/persona/año, respectivamente.

Además, existe una demanda relativamente baja por carne de res de alta calidad, presumiblemente debido a la ausencia de información y conocimiento de los consumidores sobre la calidad de la carne, indica el análisis de Castillo y Carpio.

Los expertos explican que la baja demanda por calidad también se debe a los bajos niveles de importaciones de carne de res, resultado de políticas de protección de fronteras, lo que dificulta que los consumidores tengan un referente de carne de alta calidad.

Pero, ¿cómo podría darse un cambio en la calidad de la carne de res nacional? El estudio investigó el rol que los consumidores podrían tener en la mejora de la calidad de la carne de res.

Desde una perspectiva más amplia, una mejora sustancial en la calidad de la carne de res ecuatoriana podría resultar en una expansión del mercado nacional y facilitar la participación en el mercado exportador.

El estudio también evaluó las percepciones, conocimientos y experiencias de los consumidores sobre la calidad de la carne de res en Ecuador. Además se estudiaron las preferencias de los consumidores por varios atributos intrínsecos y de credibilidad (extrínsecos) de la carne, y se evaluó el efecto de información educativa en sus preferencias por los atributos. Los resultados sugieren que los consumidores estarían dispuestos a pagar más por carne de res que cumpla con características de calidad.

También se encontró que la disposición a pagar se incrementaría si el consumidor recibe información educativa adicional sobre las características de calidad.

Asimismo, programas de certificación de calidad tendrían buena aceptación entre los consumidores.

No obstante, un amplio segmento de consumidores percibe a la carne de res como un producto poco saludable, lo que restringe su consumo y tiende a reducir la disposición a pagar por carne de mejor calidad.

Del estudio de la Espae-Espol se desprenden las siguientes recomendaciones de política pública:

• Realizar o fortalecer acciones regulatorias que contribuyan a mejorar el bienestar animal y el control sanitario.

• Implementar políticas que favorezcan la trazabilidad de la carne y acorten la cadena de valor.

• Otorgar o incentivar la obtención de certificaciones de calidad, tanto a productores como a distribuidores de carne de res.

• Llevar a cabo o contribuir con campañas educacionales respecto a los cortes de carne y a lo que es carne de buena calidad.

• Fomentar la investigación sobre el efecto que las distintas variables de producción y manejo a lo largo de la cadena tienen sobre la salud de los consumidores.

El sector privado está trabajando arduamente en mejorar la calidad de carne. EXPRESO semanas atrás publicó un reportaje sobre los búfalos traídos al país y los productos que ya se venden.

Fuente: El Productor

About Post Author

Graciela

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Síguenos

Style Switcher
Layout Style
Predefined Colors
Background Image