Grecia N32 - 112 y la Granja

Edificio Wynne, ofic. 302

Quito - Ecuador


(593) 2274187

2 2257089



Nuestros Blog de Noticias



Cómo cultivar rosas en macetas

Cualquier amante de las flores caerá rendido ante la belleza de los rosales. Si se conocen como ‘Las reinas del jardín’ es por algo y desde luego no hacen falta muchas explicaciones para entenderlo.

No es por elegir una entre todas las preciosas flores que existen, pero sí es cierto que de alguna forma las rosas son mi debilidad. En el jardín tengo varios rosales (trepadores, miniatura…), pero hoy he decidido que quiero plantar algunos en macetas para un rincón bastante soleado, al lado de la zona de estar.

¿Qué os parece mi idea?, ¿os apuntáis? En este post os mostraré paso a paso cómo voy a hacerlo. Espero que os guste.

Cómo cultivar rosas en macetas

1. Sobre la maceta…
En primer lugar deciros que escoger la variedad adecuada es fundamental, al ir a cultivarlos en maceta la mejor opción son los rosales enanos, así que apostad por ellos. El rosal (pre-plantado, así será más fácil trabajar con él) debe tener tallos gruesos y un aspecto saludable y fuerte, con abundantes hojas y tierra.

Una vez seleccionada, realizaremos una búsqueda de información sobre sus cuidados y requerimientos para asegurar las mejores condiciones a nuestra planta.

Ahora pasaremos a elegir el recipiente en cuestión, pues existen una serie de consideraciones a tener en cuenta. Por ejemplo, a los rosales les gustan las macetas profundas de ‘tipo ánfora’,pero podéis seguir estas indicaciones para no fallar:
– De 30 a 40 centímetros de profundidad para rosales enanos (Pearl palace o Leguna palace).
– De 40 a 50 centímetros para híbridos de té (Belle o Golden medal).
– De 50 a 60 centímetros para rosales ingleses (Angel face  Gingder snap).
– Todo lo amplia que se pueda para rosales trepadores (Iceberg o Tamora).

Asimismo, tenemos que contemplar que, si la maceta empleada es de barro, hay que colocar una protección de plástico entre el recipiente y el suelo para que no se sobrecaliente cuando las temperaturas alcancen cotas más elevadas. Mi elección será lo más ligera posible, seguramente de plástico, porque así podré moverla más fácilmente.

El drenaje es básico, por tanto realizaremos o proveeremos una maceta con agujeros en el fondo.

Por último y para acabar la sección ‘recipientes’, me gusta colocar un platito bajo la maceta para que eliminar el exceso de agua y evitar que las raíces se pudran.

2. Preparación de la maceta
 Primer nivel – 0 a 2,54 cm: colocaremos tejas en la base de la maceta para incidir en el buen drenaje.
– Segundo nivel – hasta dos tercios del recipiente: lo rellenaremos de tierra especial para rosas.
– Tercer nivel: añadiremos abono a base de guano para potenciar su crecimiento en óptimas condiciones.

3. Plantación
Haremos hueco removiendo la tierra para introducir el cepellón de nuestro rosal y, a continuación, la repartiremos homogéneamente ejerciendo presión para compactarla y añadiremos un poco más en caso de que fuera necesario. Justo después de este paso regaremos en abundancia para evitar de esta manera la formación de bolsas de aire. Por otro lado, si hemos elegido una variedad trepadora, deberemos incluir una estaca o vara del tamaño que adquirirá la planta para su correcta guía y fijaremos la planta a la misma utilizando lazos suaves (informaos en vuestros viveros).

 
Fuente: Flickr/el cajon yacht club CC BY 2.0

4. Cuidados de las rosas en macetas
– Colocaremos nuestros rosales a pleno sol.
– Regaremos a primera hora de la mañana y en las estaciones más calurosas a esta hora pero también de noche. Comprobaremos la humedad del suelo previamente introduciendo el dedo unos 2 centímetros y medio. Si está seca la tierra, ¡riega =)!
– Las astillas de corteza son muy recomendables a la hora de evitar que el agua se evapore en exceso.
– Fertilizaremos después de algunos meses utilizando un producto líquido equilibrado cada dos semanas.
– A los dos años toca trasplante, ¡no te olvides!
– Si el frío en tu región es excesivo, lo bueno de cultivar en macetas es que podemos moverlas según nuestros intereses (y sobre todo los de la planta).
– En primavera, agrega un producto rico en magnesio para fomentar el crecimiento del follaje.

Fuente: El Productor

About Post Author

Graciela

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Síguenos

Style Switcher
Layout Style
Predefined Colors
Background Image