Grecia N32 - 112 y la Granja

Edificio Wynne, ofic. 302

Quito - Ecuador


(593) 2274187

2 2257089



Nuestros Blog de Noticias



Almacenar leche mejora ventas

De cantarilla en cantarilla, Xavier Méndez, encargado del vehículo recolector de leche, reúne un promedio de 2.000 litros diarios que son entregados por los pequeños ganaderos de la parroquia Las Palmas y luego trasladados al centro de acopio ubicado en la comunidad Tubán.

 

Este centro se suma a los 10 que hay en la provincia y benefician a 523 familias que se ubican en Santa Isabel, Sígsig, Nabón, Pucará y en Girón, los mismos que fueron instalados en coordinación con las organizaciones de ganaderos y el Ministerio de Agricultura, MAG.


Juan Galarza, director Provincial del Ministerio, indicó que estos proyectos iniciaron en el 2013 y, por el momento, suman 11 centros en funcionamiento y dos por ser emplazados. Estos centros recolectan a diario 16.700 litros.
“Estos centros tienen como objetivos mejorar la calidad de la leche, mantener el precio justo en el valor del litro y realizar enlaces comerciales con las empresas lácteas de forma directa, sin intermediarios, asegurando el pago y la recolección permanente”, señaló el funcionario.


Cada uno de estos centros cuentan con tanques fríos para mantener la calidad del producto y pequeños laboratorios para detectar alteraciones como nivel de acidez o la presencia de antibióticos, esta última hace que el producto no se encuentre apto para el consumo humano y deba ser desechado.


Proyecto
Méndez señaló que hace dos años se organizó con cinco socios y fundaron Asoprolac, lo que les permitió ser administradores de un centro de acopio comunitario en Tubán y solicitar un crédito para los vehículos recolectores.
“El MAG nos entregó los tanques de enfriamiento, mientras que nosotros gestionamos la documentación para ser legales y adecuamos un predio para colocar las máquinas”, agregó.


Xavier junto con su tío Mauricio Méndez son los encargados de recolectar la leche producida por el ganado de 130 ganaderos en dos vehículos.
Ellos inician su trabajo a las 07:00 y, de casa en casa, van retirando el producto que pasa por una revisión con el medidor de la densidad de la leche, que deberá marcar un mínimo de 25 puntos, “una cantidad inferior equivale a que el producto tiene agua o es de mala calidad”, subrayaron.


Luego de la evaluación, la leche es colocada en el tanque recolector de acero inoxidable que mantiene al producto en temperatura baja y, cerca de las 11:00, llegan al centro de acopio, donde nuevamente los encargados realizarán dos pruebas de calidad.


La primera para conocer la acidez a través de una mezcla con alcohol y la otra con ayuda de un medidor de leche electrónico se observará la presencia o ausencia de antibiótico. Este proceso toma tres minutos y cada evaluación tiene un costo de nueve dólares.


Para el mediodía, al centro de acopio llegarán los camiones de las empresas procesadoras de lácteos para recibir la leche, transportarla y transformarla en yogurt, queso o leche saborizada que luego se podrá encontrar en las tiendas y supermercados de la provincia.

Beneficiarios
Para Andrés Barzallo, técnico pecuario del Ministerio en el cantón Sevilla de Oro, estos centros han mejorado el aspecto económico de las poblaciones, “ya que saben que, a diario, su producción será recolectada siempre y cuando sea de buena calidad, por lo que ponen más empeño en cuidar de su ganado que les representa mayores ingresos”.
Agregó que en el cantón hay tres centros de acopios en Tubán, Paguancay y en el centro.


“Nuestra labor es dar asesoría técnica e identificar las afectaciones en el ganado. Hacemos seguimientos para que la mastitis o inflamación de las ubres sea controlada y los ganaderos no se vean afectados”, acotó.
Carmela Rodríguez, de la comunidad de Osoyaku, coincide con el técnico al manifestar que, cuando su ganado está bien, producen más leche, “por eso, cuando veo que alguna de mis 11 vaquitas se pone mal, llamo al doctor en seguida”.
El ganadero Alfredo Rojas entrega, diariamente, cerca de 60 litros que son producidos por sus nueve vacas. De igual forma, su vecina Carmela Castro entrega al centro de acopio de Tubán 30 litros diarios.
Patricio García, otro ganadero, manifestó que el dinero recibido por la venta de la leche lo ocupa para la alimentación de su familia y para reinvertir en su ganado. Todos ellos, además de la ganadería, se dedican al cultivo de maíz y fréjol. (XTM) (I)

Fuente: El Tiempo

About Post Author

Andrea

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Síguenos

Style Switcher
Layout Style
Predefined Colors
Background Image